Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘*4-La música en la Antigua Roma’ Category

LA MÚSICA EN LA ANTIGUA ROMA
En realidad, Roma no aportó demasiado a la música griega, ya que, aunque conquistaron sus territorios, la cultura griega siempre fue más importante. Eso sí, los romanos adaptaron la música griega a su carácter. Parece ser que el estado o los propios mandatarios romanos no estaban de acuerdo en valorar la música, algunos la condenaban y decían que había que tocar poco y con moderación, tal es el caso de Tulio Cicerón.
Los virtuosos de la música eran respetados y considerados en todo el Imperio. Estudiaban bajo la tutela de memorables maestros; debían llevar una vida metódica y sana; realizaban giras de conciertos por el Imperio y recibieron pagos importantes y numerosas familias patricias continuaron la práctica que se había iniciado con los famosos Gracos, Tiberio y Cayo Sempronio hacia el 110 a.C., de enviar a sus hijos a las escuelas de música y de danza.
Entre estos virtuosos, destacaban los griegos como: Terpnos, gran citarista ( maestro de Nerón,) Polón y Mesomedes de Creta, entre otros.  
En el origen de Roma, aparecen los ludiones ,actores de origen etrusco que bailaban al ritmo de las tibiae, un tipo de oboe, instrumento parecido al aulós griego, a veces acompañado de canto vocal.

Otros artistas, bailarines, reciben el nombre de histriones, que significa bailarín en etrusco.
De estos tipos de música no nos queda prácticamente nada, excepto breves fragmentos, que Terencio usó en una de sus representaciones teatrales. El Carmen Saecularis, canto en estrofas  para coro de niños y niñas, se estrenó en el años 17 a. C.   


Durante el reinado de Servio Tulio (578-534 a.C), sexto rey de Roma, fueron instituidos los Grupos de músicos en las Legiones Romanas. Se establecieron así, los Cornicem (tocadores del Cornu) y los Tubicem (tocadores de la Tuba).  Tenían graduación de suboficiales del ejército, lo mismo que los abanderados. Posteriormente, hacia el año 400 a.C., estos grupos militares y ceremoniales romanos estarán integrados por flautas, cornos y trompetas de muy variadas formas y tamaños e instrumentos peculiares como la flauta Siringa (Syrinx) y el Lituo (Lituus) o trompeta curva.
Lucio Cornelio Sila (138-80 a.C) tuvo entre sus servidores al rico liberto Crisógono, el cual contaba entre sus propios esclavos a un gran número de instrumentistas y cantantes que se encargaban diariamente de mantener un permanente ambiente musical en su residencia. En general muchos esclavos eran entrenados como músicos.
Según el historiador Paul Henry Láng, el emperador Calígula escuchaba música de orquesta, mientras navegaba por la bahía de Nápoles. (Pompeya) y Nerón , además de exhibir sus propias cualidades de citarista, implantó en el año 60 los Festivales Sagrados, en ellos la música cumplía un importante papel. Más tarde , el emperador Tito Flavio Domiciano estableció los Juegos Capitolinos, en los cuales se premió la actuación de instrumentistas, músicos, cantores y poetas. Convirtiéndose así la música en espectáculo .

 En múltiples actos y  ceremonias, militares y rituales, se hizo frecuente la utilización de diversos instrumentos tales como la Bucina ,trompeta plegada con boquilla desmontable, la Tibia que, al principio era una flauta de hueso, luego pasó a ser transversal y el Tympanum o Pandereta. y el cerní , parecido a una trompa, y la tuba , una trompeta recta con sonidos graves, litus, trompeta de tubo largo. Como instrumentos de percusión usaban los platillos y timbales y panderos. También era muy popular la lira.    
Más tarde, con las conquistas romanas, la música se enriquece gracias a las aportaciones de Egipto, Siria e Hispania. Vuelven a aparecer la citarodia, versos recitados con cítara, y otras veces, un virtuoso tocaba la cítara en concierto, lo que se conoce como citarística. Se sabe que había concursos de estas modalidades.

En tiempos del Emperador César Augusto (63 a.C-14 d.C.), el Aulos, instrumento heredado de los griegos, aumentó sus dimensiones y llegó a ser un instrumento del tamaño similar al de las tubas. Y el historiador Ammiano Marcelino (340-400 d.C.), nos habla del uso, de grandes liras que debían transportarse en carros. Y también aumentó el número de ejecutantes, de manera que formaban conjuntos de músicos impresionantes, tradición que ya existía en Egipto. Lucio Anneo Séneca, preceptor de Nerón habla de la cantidad de instrumentos, incluido el hydraulis,                                                                                                                    
Pero quizá donde mejor se puede apreciar el género musical es como acompañamiento al teatro, en lugares como circos, teatros y anfiteatros, como en Grecia. Al contrario que en Grecia, las partes de coro no eran tan importantes en Roma. Había partes cantadas con acompañamiento de tibiae generalmente, que podían ser simples o dobles, repitiéndose éstas dos veces. Las pares tenían una afinación igual a las otras. En Roma, las partes recitadas, llamadas deverbia iban seguidas de cantica o partes cantadas por un solista o un dúo. En los intermedios se ofrecían recitales
Los autores más famosos fueron Plauto, cuyas obras más conocidas son Anfitrión,Los Cautivos,  El Cartaginés y los Menaecmi,   y Terencio que escribió Andria, Los Hermanos, Formión… que dieron a la música vocal, sobre todo, un papel fundamental en sus obras. En la tragedia, el principal autor fue Séneca. Entre las obras del filósofo quedaron 14 tragedias, Medea, Las Troyanas y Agamenón son algunos de los títulos. 

Read Full Post »